Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘maltrato’

griton

Mi jefe se llama Gris de apellido. Aunque a él le gusta que le llamen Sr. Gris. Tengo que confesarles que es capaz de hacer todo tipo de guarradas. ¿Qué? No, no va por ahí el tema. En realidad no tengo ni idea de sus aficiones sexuales. Pero lo que si tengo que decirles es que joder, jode un rato. Al menos en el trabajo. La cosa es que, igual que el protagonista de una novela famosa que ahora está de moda, él debe estar convencido de que a los demás nos gusta lo que hace. Cuando lo único que hace es generar dolor. Y maldita la gracia…

¿Violencia física como en la novela? No, sólo faltaba eso. Además en el sado maso light de esa novela famosa parece ser que los dos protagonistas establecen unos términos y condiciones para el uso y disfrute del dolor. Aquí no. Yo solo firmé un contrato de trabajo, no la aceptación implícita de que alguien, con título de jefe o sin él, pudiera abusar de mí. Como él lo hace. De tal manera que, aunque no hay violencia física, si les puedo decir que el Sr. Gris abusa de 5 nefastos comportamientos: son las Cinco sombras del Sr. Gris.

1) Amenazas.- Mi jefe está continuamente amenazando con despedirme. Por supuesto que mi trabajo no es perfecto. Pero tampoco lo es el suyo. No voy a trabajar más y mejor porque esté todo el día recordándome el numero de parados que hay en el país. A mi me vendría mejor que utilizara sus palabras para decirme claramente lo que espera de mi trabajo y que me corrigiera con cariño cuando lo haga mal. Supongo que un buen jefe ayuda hasta el limite de su capacidad y de la de sus colaboradores. Y si éstos no llegan al mínimo esperado, un líder actúa. No pierde el tiempo amenazando.
2) Mi jefe es un “esqueroso”. No, no. De nuevo, no se confunda por favor. No nos mete mano ni nada de eso. La cosa es que esta todo el día con el “es que” en la boca. Para justificar sus malas decisiones, las absurdas medidas tomadas por la empresa, la falta de recursos o sus continuas faltas de puntualidad. Sus colaboradores no necesitamos sus “es ques”, Sr. Gris. Somos capaces de entender las feas decisiones de la empresa si se nos convence de que eran necesarias. Somos adultos. Las excusas debilitan.
3) Gris grita. Y usa palabras malsonantes. No sé quien le ha dicho que así consigue mas obediencia y respeto por nuestra parte, sus colaboradores. Quizá cuando el era niño le gritaron mucho. Quizá el Sr. Gris quiere quitarse esas imágenes de su cabeza reproduciéndolas ahora con nosotros. Mis compañeros y yo no le obedecemos más porque grite más. Le despreciamos mucho más, eso si. Y como él nos agrede, nosotros le agredimos a él haciendo lo mínimo. Con la mínima calidad ¿No se da cuenta de que los mejores líderes nunca necesitan levantar la voz porque cuando abren la boca todo el mundo les escucha?
4) Una vez leí que una de las característica de un buen jefe es que utilizan bien y con frecuencia las técnicas de reconocimiento. El Sr. Gris es bueno reconociendo a sus colaboradores. Lo malo es que solo reconoce las cosas que hacemos mal. Y lo hace en público. Y lo hace continuamente. Cuando hacemos algo bien, se lo apropia como si fuera una garrapata.
5) La quinta sombra de Gris es eso, que es gris. Como muchos otros jefes. Pelotas, marrulleros, políticos o, en el mejor de los casos, buenos técnicos que nunca o que difícilmente serán buenos jefes. En realidad, la culpa de que haya tantas malas sombras y tantos jefes grises no suele ser de ellos mismos. Normalmente la responsabilidad es de las empresas que les promocionan y que no se dan cuenta de que mas vale tener pocos jefes con capacidad que tener muchos jefes con nefastas cualidades. Porque por donde pasa un jefe gris se cierne una oscuridad que tarda mucho tiempo en retirarse.

¿Saben? Lo malo es que lo que se vive en mi oficina, como en tantas otras, no es una novela picarona en la que se asoma un final feliz después de unas cuantas dosis de placer disfrazadas de dolor. Aquí, en el reino del Sr. Gris de turno, solamente hay frustraciones, daño moral y tristes entornos de trabajo.

Read Full Post »