Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Competitividad’

Generar ideas, proyectos, ilusión… es crear vida dentro de la empresa. Vida que se suele convertir en una saludable cuenta de resultados y en un estimulante desarrollo de los profesionales que trabajan en sus empresas. No obstante, un buen líder (habitualmente gran generador de vida profesional) a veces tiene que vestirse de traje de asesino y exterminar actitudes y prácticas que tienen el riesgo de convertirse, o lo han hecho ya, en parte de la cultura de su grupo.

Matar actitudes culturales que hacen peores a las empresas y nos hacen peores a nosotros. En especial, una de las que considero mas perniciosas, la excusa: el argumento que se da para justificar la no realización, en el tiempo asignado, de una tarea o de un proyecto. Aún siendo consciente que, a veces, sólo a veces, hay razones que justifican el incumplimiento de una responsabilidad, también pienso que la mayor parte de las veces las excusas son pequeños tumores que se instalan en una organización y que pueden llevarla a una metástasis cultural.

Las excusas nos debilitan. Destruyen la confianza necesaria en asumir nuevos retos. Relajan mentes, espíritus y ambiciones. La excusa se basa en la mentira, pues normalmente avala el hecho de que no se pudo hacer más. Y sí, siempre se puede hacer más. Como se trata de un comportamiento contagioso, las excusas nos impiden alcanzar nuestros objetivos y asumir de forma adulta nuestras responsabilidades. Son insolidarias pues normalmente se convierten en acusaciones hacia alguien (otro departamento, otro compañero, …).

De la misma manera en que hay países que llevan cientos de años excusando su bajo desarrollo en tal o cual acontecimiento histórico, hay profesionales que acusan a otros de su actual estancamiento cuando en realidad lo que deberían hacer es analizar las causas de su mediocridad.

Urgen, por tanto, despiadados asesinos que maten las excusas de una vez por todas en sus empresas. Carguemos nuestras imaginarias pistolas con balas anti-excusas.

Ahora bien, le sugiero que no pretenda eliminar las excusas de sus colaboradores si usted no les permite participar al tomar decisiones. Si usted es un líder autoritario, no se queje de que sus colaboradores no asuman como propios sus proyectos. En la medida en la que tengan posibilidades de opinar, de defender sus puntos de vista, sus colaboradores no podrán esconderse detrás de las excusas alegando que no tienen recursos, tiempo o conocimiento suficientes para alcanzar sus compromisos.

Otras técnicas para ser un buen asesino de excusas:

  • En caso de un incumplimiento de un compromiso no tolere la excusa. Nunca. Pero escuche alternativas, opciones alternativas de cumplimiento.
  • Cuando comunique que no va a permitir las excusas., diga también que a partir de ahora hay que pensar muy bien los compromisos asumidos. Como en las bodas de las pelis americanas: “El que no hable ahora…”
  • Si su colaborador está seguro que va a haber una desviación sobre los compromisos asumidos, debería decirlo antes del vencimiento del tiempo asignado. Así será mas fácil elaborar planes alternativos.
  • Ayude, enseñe, desarrolle. No asigne proyectos irrealizables. Si quiere credibilidad en su equipo, empiece por usted.
  • Amigo pistolero, apunte y dispare a las excusas. Nunca a las personas.

Las empresas más admiradas, los  profesionales mas respetados poseen la confianza de conseguir cualquier reto al eliminar la palabra “imposible” en su forma de actuar. Usted puede hacerlo también. Lo hará. Sin excusas.

Anuncios

Read Full Post »

Tanto el éxito de las empresas como nuestro propio éxito como profesionales va a depender en gran medida de los siguientes factores: hacer cosas diferentes, hacer más cosas que los demás o hacerlas mejor. Para conseguir nuestros fines disponemos de herramientas que nos hacen ser más eficientes y eficaces. Algunas de ellas son las reuniones, el correo electrónico y el teléfono.

¿Estamos seguros que estas herramientas nos hacen mejores? Por supuesto que no. En muchas ocasiones se han convertido en serios asesinos de nuestra eficiencia, de nuestra creatividad, de nuestro tiempo productivo y hasta del tiempo dedicado a nuestra vida personal.

¿Cuántos correos recibe al día? ¿Cuántos de ellos son realmente necesarios para que usted pueda hacer bien su trabajo? ¿Cuántos de ellos sirven para algo más allá de hacerle perder el tiempo? ¿A cuántas reuniones asiste? ¿Qué porcentaje de ellas son realmente útiles?

Seamos sinceros: las reuniones muchas veces son excusas para quién no sabe que hacer con su tiempo. Los correos electrónicos son excusa en tantas ocasiones para aquellos que no saben asumir su responsabilidad (yo eliminaría de los correos la opción Cc “con copia”). El teléfono es utilizado con frecuencia en el ámbito profesional para comentar el último chascarrillo o el partido de la jornada.

Asumamos de una vez que España se encuentra a la cola de Europa en términos de productividad. Asumamos que si todas las empresas tomaran medidas para incrementar nuestra eficiencia un 20% a lo mejor no sería necesario acudir a la vía de los despidos, tragedias individuales que tienen un efecto devastador en la economía del país y de las empresas.

Asumamos que el tiempo que dedicamos a nuestras empresas es pagado por nuestros clientes. Éstos no estarían muy contentos al ver cómo se emplea su dinero en correos, reuniones y llamadas telefónicas inútiles. Hábitos que se han convertido en asesinos en serio de buenos hábitos, de buenas prácticas. Cambiarlo es muy fácil. Si tenemos esa voluntad, claro.

Read Full Post »

El Lobo Feroz llegó al bosque a las 9 de la mañana, como cada día. Bostezó y se dispuso a cazar alguna presa, como era su costumbre, como era su naturaleza. Mientras esperaba le vinieron a la cabeza los tiempos en que no cazaba solo, sino que cazaba en manada. Sí… eran buenos tiempos: poder correr por los bosques en compañía, ayudar y ser ayudado cuando se necesitaba, aullar la luna llena como salvaje orquesta. Sin embargo, a veces, el resto de sus congéneres le sacaban de sus casillas. No eran cosas importantes, lo sabía, pero le provocaban una cólera, una ira que, al final, le generó el apodo de el Feroz. Y no solo eso, finalmente, al no poder reprimir su mal genio fue expulsado de la manada.

Al principio le dio igual: seguía siendo un poderoso y experto cazador. Encontraba sus presas con la misma maestría con que lo hacía cuando contaba con la ayuda de su manada. Tan habilidoso y despiadado que empezó a alterar parte de sus costumbres. Ya no variaba tanto sus territorios de caza (“¿para qué voy a moverme tanto? Aquí, en mi parcela de bosque, tengo presas suficientes…”).

Al no desplazarse, al no correr tanto, nuestro Lobo Feroz comenzó a aumentar su grasa corporal (además no había nadie que le avisara de los negativos cambios que se estaban operando en su fisionomía). Por si fuera poco, la sombra de la soledad le aconsejaba mal. Como no tenía amigos, decidió aumentar el número de enemigos. “Ya que no me aman, que me odien”. El Lobo Feroz usaba su ferocidad para molestar a los animales de los que no se podía alimentar. Estos, comenzaron a avisar de la presencia del Lobo Feroz a sus presas potenciales.

El Lobo se desperezó de nuevo. De repente, vio una pequeña sombra roja a lo lejos. Todos sus sentidos se pusieron alerta. Era una niña. Se relamió: presa fácil, no tendría que correr mucho. Se acercó lentamente y, cuando estaba a punto de saltar sobre ella, la niña, Caperucita (previamente avisada por una ardilla amiga) sacó una pistola de su cestita, apuntó al sorprendido Lobo y le disparó, causándole fiera muerte.

Ya sé que el cuento ha cambiado. Présteme su complicidad. Pero ¿qué cuento, qué realidad, no ha cambiado mucho en los últimos tiempos? Sin embargo el relato nos deja algunas reflexiones que podemos utilizar (válidas tanto para nuestro desarrollo profesional como para dirigir nuestras instituciones):

  • El Lobo Feroz no supo trabajar en equipo. Se convirtió en cazador vulnerable por su soledad. No tenia quien le ayudara, quien le dijera la verdad. Lejos de buscar nuevas aliados, se ganó innecesariamente nuevos enemigos.
  • El Lobo se convirtió en predecible, siempre acechando en los mismos parajes. Cuando hacemos siempre lo mismo, de la misma manera, damos información clara y precisa de como ser batidos. La rutina, por otra parte, debilita músculos, espíritus y mentes.
  • El Lobo engordó. Perdió reflejos y velocidad. Exactamente lo más necesario en éste siglo XXI.

¿Predecible? ¿Exceso de confianza? ¿Con unos kilos de grasa empresarial de más? ¿Solitario por ser incapaz de escuchar y ser escuchado? Mire a su alrededor. Encontrará profesionales o empresas con esas características. Que tengan cuidado. O serán fulminados por Caperucita. Caperucita, de menor tamaño pero más ágil, mas despierta, mejor relacionada.

Read Full Post »

Es un verano de deporte, es un verano de Olimpíadas. El deporte es una buena escuela para las empresas. No sólo porque se trata del espectáculo de masas que de forma más intensa explicita la competitividad (cuando se asiste al cine o al teatro o a un concierto no se espera una dósis de competencia en el entretenimiento). No podemos olvidar que, así como el deporte sin competencia no es deporte, la empresa sin competencia es quimera (o monopolio temporal).

En efecto, el deporte enseña esfuerzo, capacidad de superación, sumar y perfeccionar técnicas, trabajo en equipo, ambición. Y lo que, a mi entender, es extremadamente importante en cualquier actividad humana: fusiona el placer con el deber. Los practicantes de los deportes sufren y, al mismo tiempo, gozan. Como resultado, además, solo se obtienen beneficios ya que los que lo practican obtienen un gran bienestar al hacerlo, tanto físico como mental. Las empresas tenemos un buen territorio de prácticas en el deporte. No es de extrañar que gran parte de los especialistas de Selección de Personas de las empresas valoren tan positivamente los profesionales que han practicado deportes en su adolescencia y/o juventud.

La sensualidad, si te fijas bien, tambien es competitiva. Busca intensamente la atención y el vínculo emocional con las personas a las que quiere seducir. Como la capacidad de atención de las personas es muy limitada, la sensualidad se convierte en una forma sofisticada de obtenerla.

Se acaba el verano. Hemos cargado energías. Hemos gozado de la enorme escuela del olimpismo. En la vuelta a la realidad no son otros quienes van a pugnar por obtener los mejores resultados. Es nuestro turno. Es tu turno. Lo conseguiremos.

Read Full Post »