Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 6 junio 2009

El Líder Sensual

476La Empresa Sensual termina con el siguiente párrafo: “Quizá te estés preguntando: Si una empresa puede ser sensual… ¿puede serlo también un líder? ¿Puedo serlo yo también? ¿Qué características tiene que tener? ¿Podemos los profesionales aprender las técnicas de seducción de los grandes líderes? ¿Aquellos que nos seducen con su encanto, que nos enamoran?

Por supuesto. Pero de ello hablaremos en otra oportunidad…”

La Empresa Sensual siempre cumple sus promesas. Para ello envió a Jesús Vega a hablar de ello en el ExpoManagement que se celebró en Madrid el pasado 21 de junio.  Muchas gracias a los asistentes que abarrotaban la Sala.

Quizá dentro de poco volvamos a oir más del Lider Sensual.

Read Full Post »

Espejito mágico

Autorretrato_espejo_esfericoUn espejo puede ser el mejor de sus aliados o el peor de sus enemigos. No me refiero esta vez a uno de los inventos humanos más utilizados a lo largo de la historia (prácticamente todas las personas lo utilizamos todos los días). Sin restarle la debida importancia al objeto físico que devuelve las imágenes (que indudablemente la tiene), me gustaría reflexionar sobre otro tipo de espejos. Aquí estaríamos hablando de como los profesionales podríamos obtener el reflejo, no de nuestra imagen física, sino de nuestra actuación profesional.

Porque, y entiendo que estaremos todos de acuerdo, una cosa es lo que hacemos y otra como se percibe lo que hacemos. Una cosa es lo que somos y otra, también muy diferente, cómo se percibe cómo somos. Nos gustaría, creo, poder saber si el valor real de nuestras actuaciones o la proyección de nuestra profesionalidad (acciones + habilidades + talento + conocimientos) en las personas que nos rodean corresponde de manera razonablemente parecida a la que nosotros pensamos que tienen.

Por otra parte, a las personas nos es muy difícil identificar la medida real de nuestros defectos, de nuestras debilidades, de nuestras carencias. Solemos ser muy indulgentes con nosotros mismos o demasiado soberbios a la hora de reconocer nuestras carencias. Como consecuencia nos encontramos con una situación en la que, como no tenemos información de calidad (sobre nosotros mismos), no podemos construir una decisión que nos lleve a una acción por la que seamos cada vez mejores.

La idea es construir un “espejo” de calidad, que refleje la más pura (no cruda) realidad, que nos permita detectar defectos y poder así tener una conciencia clara para corregirlos (si es que queremos).. ¿Cómo? Constrúyalo con la opinión de personas que tengan criterio, honestas, valientes… Deles confianza para que opinen sobre usted y valore y agradezca sus opiniones. No pregunte solo a sus jefes (en el teatro de la vida el papel que representamos ante nuestros jefes es muy diferente al que representamos ante nuestros colaboradores, por ejemplo): hágalo también con sus colegas, proveedores, clientes, … Su familia y amigos también le podrán dar una información muy relevante.

La calidad del espejo mágico que construya dependerá fundamentalmente de la sinceridad de su mirada, de la frecuencia con que se mire, de la calidad de las conclusiones que saque y de las acciones que ponga en marcha para corregir los defectos encontrados. Por ello le decía que un espejo puede ser el mejor de sus aliados o el peor de sus enemigos. Si lo utiliza para mejorar, habrá encontrado una forma a veces cruel (porque a nadie nos gusta mirarnos y encontrar feos defectos en nuestra imagen) pero siempre enriquecedora de mejorar como profesionales y como personas. Pero también podría ser el peor de nuestros enemigos si optamos por seguir engañándonos a nosotros mismos, si erosiona la autoconfianza o si daña nuestras relaciones con las personas que libremente nos han dado su opinión cuando se la hemos pedido (tengan o no tengan razón es su percepción, lo cual siempre tiene valor).

Por favor, no haga como la reina de Blancanieves: no rompa el espejo cuando le digan la verdad. Aceptar las críticas y trabajar en nosotros mismos desde la humildad se irán convirtiendo en una costumbre, formarán parte de nuestro patrimonio profesional. Nosotros y nuestro entorno se irán beneficiando de ello. Es nuestra decisión: construir un espejito mágico o ir todos los días a la oficina sin saber cuál es nuestra imagen real.

Read Full Post »

chiste4

Sucede que sé tanto sobre el Proceso de Bolonia como los estudiantes que se manifiestan en su contra: prácticamente nada. Mi conocimiento casi se reduce a definir el Proceso de Bolonia como una reforma de las universidades públicas que afectará a todos los países de la Unión Europea.

No sé demasiado acerca de su aplicación, extensión y objetivos. Pero aún así (la ignorancia es atrevida, que sirva como ejemplo), me declaro firmemente a favor de la reforma. Existe un argumento que considero suficientemente importante: creo que la Universidad no puede ir a peor, por lo que cualquier cambio debe suponer ir a mejor. Les intentaré explicar porque tengo en tan baja consideración la tan, hace no tanto, prestigiosa institución.

1) La Universidad se ha esforzado en los últimos lustros por alejar el talento. No hace tanto tiempo que los elementos más válidos de la sociedad tenían una relación directa con la Universidad (fuese a tiempo completo o parcial). Por supuesto que en la actualidad hay elementos brillantísimos en la carrera docente universitaria. Pero también lo es que las distintas reformas que se han ido aplicando en las instituciones universitarias han ido despoblando de talento sus instalaciones. Y ya saben, talento llama a talento. Falta de talento… ¿a quién llama?
2) La Universidad fue concebida originalmente para transmitir conocimientos y valores. Valores que tradicionalmente eran considerados como válidos: honestidad, libertad, ética, justicia, esfuerzo… ¿Son los valores que imperan en las instituciones universitarias?  ¿Esfuerzo? Los propios estudiantes dicen que están asistiendo a una escuela de vagos. Cada vez menos horas lectivas,cada vez las clases terminan antes y empiezan después. Que desde que atraviesan las puertas de sus facultades se encuentran con un entorno de pereza. Si aprender y trabajar no se consideran fuerzas paralelas y complementarias, nos explicaremos lo que pasa cuando nuestros alumnos abandonan la Universidad y se incorporan al mundo real.
3) La Universidad se ha alejado de la Sociedad. Ésta ha cambiado y está cambiando de forma mucho más intensa y rápida de los que lo ha hecho la primera. Las nuevas tecnologías, la globalización, los modelos económicos… Es como si para la Universidad no cambiar fuera mejorar. Curiosamente, los que defienden un modelo que acerque la Formación Profesional a la empresa son los mismos que dicen que hay que alejar el modelo mercantilista al universitario para no contaminarlo. ¿De qué? ¿de innovación, de profesionalidad, de cultura de trabajo, de flexibilidad?

Hace poco, una colega mexicana se quejaba amargamente de la experiencia que había supuesto mandar a su hija a estudiar a España. Pensaba que el nivel en nuestro país iba a ser sustancialmente más alto que en su país de origen. Resultó lo contrario y lamentaba su decisión.

Tengo un amigo, cuyas opiniones sobre la Universidad a menudo son radicales (él mismo trabaja en una de ellas), que piensa que se deberían clausurar las Universidades. Piensa que son reductos del pasado, cuando necesariamente el conocimiento debía concentrarse para expandirse. Cuando las Universidades eran la residencia de las personas más capaces y cultas. Ahora, el conocimiento es volátil y fluye libre por la Red, lo que permite los chicos y chicas no necesiten certificaciones para ser los mejores en muchas áreas.
En definitiva, las Universidades se han convertido en instituciones endogámicas, politizadas, inmovilistas, corporativistas, donde los méritos basados en el intelecto son menos útiles que hacer la pelota a la persona adecuada. Instituciones que se encontraban a la vanguardia del Conocimiento y que estimulaban a los jóvenes a adquirirlo. Ahora, conocimiento y estímulo brillan por su ausencia.

Por supuesto que generalizo. Por supuesto que considero a los profesionales que trabajan en las Universidades más víctimas que verdugos. Claro que sé que las culpas están en otro lado. Cuando los policías se encuentran ante un asesinato lo primero que preguntan es: ¿Quién puede tener interés en haberlo asesinado? Así que yo pregunto: ¿Quién tiene interés en asesinar la Universidad?

Mientras lo averiguamos, ¿quiere brindar conmigo por el éxito del Proceso de Bolonia?

Read Full Post »