Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 31 enero 2009

asterixY eso que era mi ídolo de niño… Vamos a ver: ¿No quedamos en que era un combatiente por la libertad e independencia de su pueblo? ¿Qué era, junto a sus amigos galos de la aldea, un infatigable defensor de los valores únicos de su pueblo en contra de las imposiciones de la tiránica cultura romana? ¿Acaso no era, junto a su amigo Obelix, el máximo valedor de las peculiaridades propias de su pequeño pueblo? Sí, sí. Pero …

Asterix es el principal personaje de un comic creado por los geniales Gosciny y Uderzo que relataba, con grandes dosis de humor e inteligencia, la resistencia de una pequeña aldea de galos a las ambiciones conquistadoras del Imperio Romano en la época de Julio César. Asterix y sus amigos resultaban invencibles gracias al efecto de una “pócima mágica” suministrada por un druida, una especie de Mago Merlín.

Me acordé de Asterix en la enésima Cena de Navidad en la que compartí mantel con colegas de Recursos Humanos. En ella se volvió a escuchar el comentario quejoso de un colega acerca de lo poco escuchados que somos los profesionales de Recursos Humanos por parte de la Dirección de nuestras empresas. Este comentario fue, naturalmente, seguido por otros tan familiares como: “No nos entienden”, “no valoran nuestra función”, “no se piensa en las personas”, “se margina nuestro trabajo y se anteponen siempre los números”, …

Al día siguiente, preocupado por la común preocupación, decidí buscar la fórmula de la “pócima mágica”, aquella que hacía invencibles a los acosados galos. Esta nos convertiría, los bienintencionados profesionales de RH, en directivos valorados por nuestros Directores, Consejeros Delegados y Presidentes. A falta de druida, consulté revistas y periódicos profesionales, páginas de Internet, busqué cursos, pregunté a Consultores, llamé a colegas. La buena voluntad de los especialistas me ofrecía elementos diversos para componer la deseada “pócima mágica”, el pasaporte hacia el deseado respeto del Negocio: gestión por competencias, liderazgo resonante, inteligencia emocional, “broadbanding”, …

De repente, me dí cuenta. Lenguaje por y para especialistas. Profesionales de Recursos humanos que fundamentalmente hablan con otros profesionales de Recursos Humanos. Que asisten a las mismas reuniones, foros, cursos, sesiones de “benchmarking”. Endogamia profesional. Los galos parapetados detrás de la empalizada de su aldea, resistiendo la invasión de … ¡la mayor fuerza civilizadora y modernizadora que seguramente ha existido en la historia de la Humanidad! ¡Los romanos!

No. No quiero ser Asterix. Quiero abrirme al lenguaje del negocio. Quiero entender sus necesidades para así ayudar a resolverlas. Quiero asistir a sus comidas de negocios, asistir a sus foros, quiero sentirme tan responsable como ellos del cumplimiento de sus objetivos. Y así, cuando les haya abierto mi aldea para beneficiarnos mutuamente de nuestra condición de socios, una vez romanizado y sin dejar de ser galo, compartiré con ellos nuestras “pócimas mágicas”. Y quizá sea cuando, realmente, merezcamos el reconocimiento que deseamos.

Read Full Post »