Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 27 agosto 2008

Incomprensiblemente, La Empresa Sensual ha tenido numerosos comentarios positivos en la prensa y en blogs. Muchas personas han mandado correos electrónicos expresando su satisfacción después de haber leído el libro. Sin embargo, no todas las críticas han sido positivas. Por ejemplo, una lectora ha expresado en su blog que en el libro se hace excesivamente la pelota a las empresas que se fijan como referencia de las Empresas Sensuales (Zara, Starbucks, Apple, etc).

Pues bien, querida lectora, te doy las gracias. Por dos razones. En primer lugar, porque has destinado parte de tu tiempo a bucear entre mis ideas. Este es el objetivo de cualquier persona que escribe un libro. Por supuesto que hay otros, pero el objetivo primordial de un libro es el de compartir, comunicar, ofrecer. En segundo lugar, porque sinceramente pienso que toda crítica es un regalo. Que de las críticas se aprende mucho más que de los halagos. Que una crítica, sin segundas derivadas, te señala un camino para ser mejor.

Por supuesto que no todas las críticas tienen el mismo valor. Que, a veces, la crítica no está suficientemente razonada. Pero aún así siempre hay que saber buscar el tesoro, pequeño o grande, que se esconde detrás de un comentario negativo. Por eso, le doy -parcialmente- la razón a la lectora, en el sentido de que sí, es cierto, la Empresa Sensual es algo complaciente con las empresas que toma como modelo.

Me explico.

Es cierto que admiro las empresas que se toman como referencia en el libro. Y es cierto también que (casi) todos los comentarios que se hacen sobre ellas son muy positivos.  Fundamentalmente porque son ciertos y porque cuando quieres ilustrar las excelencias de un modelo de empresas (las que denominamos sensuales), tienes que poner en positivo sus mejores rasgos, sus mejores virtudes. Virtudes que, sin duda, exceden en mucho a sus defectos.

Luego… ¿no tienen defectos?. En absoluto. Los tienen y muchos. Pongamos el caso de Zara, el caso que mejor conozco por haber trabajado en ella varios años. Conozco muy bien sus defectos, sus errores, sus miserias. Pero no olvidemos que el libro pone de relieve las excelencias de un modelo de empresa. Si hubiera explicitado las partes negativas de esas empresas, quiza el mensaje que queria transmitir seria mucho mas confuso y equívoco. Dejame reiterar que, al final, esas empresas se convierten en modelos porque sus aspectos positivos superan en mucho a los negativos.

Así es la vida. Admiramos a grandes hombres y mujeres (Julio Cesar, Napoleon, Alejandro Magno, Madam Curie, Einstein,…) cuando todos, absolutamente todos, tenían en su biografía o en su personalidad elementos oscuros lejos de toda admiración. Sin embargo han pasado a la historia por sus gestas, sus descubrimientos,… que han superado en mucho las facetas menos positivas de su humanidad. Y no por eso les dejamos de admirar.

La Empresa Sensual no es perfecta precisamente porque no quiere alejarse de su propia humanidad. Pero si es admirable en otros aspectos.

Efectivamente, la Empresa Sensual puede ser algo complaciente, amiga lectora crítica. Gracias de nuevo por el comentario.

Read Full Post »

Es un verano de deporte, es un verano de Olimpíadas. El deporte es una buena escuela para las empresas. No sólo porque se trata del espectáculo de masas que de forma más intensa explicita la competitividad (cuando se asiste al cine o al teatro o a un concierto no se espera una dósis de competencia en el entretenimiento). No podemos olvidar que, así como el deporte sin competencia no es deporte, la empresa sin competencia es quimera (o monopolio temporal).

En efecto, el deporte enseña esfuerzo, capacidad de superación, sumar y perfeccionar técnicas, trabajo en equipo, ambición. Y lo que, a mi entender, es extremadamente importante en cualquier actividad humana: fusiona el placer con el deber. Los practicantes de los deportes sufren y, al mismo tiempo, gozan. Como resultado, además, solo se obtienen beneficios ya que los que lo practican obtienen un gran bienestar al hacerlo, tanto físico como mental. Las empresas tenemos un buen territorio de prácticas en el deporte. No es de extrañar que gran parte de los especialistas de Selección de Personas de las empresas valoren tan positivamente los profesionales que han practicado deportes en su adolescencia y/o juventud.

La sensualidad, si te fijas bien, tambien es competitiva. Busca intensamente la atención y el vínculo emocional con las personas a las que quiere seducir. Como la capacidad de atención de las personas es muy limitada, la sensualidad se convierte en una forma sofisticada de obtenerla.

Se acaba el verano. Hemos cargado energías. Hemos gozado de la enorme escuela del olimpismo. En la vuelta a la realidad no son otros quienes van a pugnar por obtener los mejores resultados. Es nuestro turno. Es tu turno. Lo conseguiremos.

Read Full Post »